Colegio ISMA

 

Día 7 de Marzo, se celebra a nivel mundial el Día de la Lectura se celebra  para hacer conciencia de que aún hay  personas analfabetas y para crear conciencia sobre la importancia de la lectura.

A propósito de a lectura, les invito a  leer lo siguiente…

 

“Aprender a vivir en la incertidumbre”

 

La incertidumbre ha venido para quedarse en nuestras vidas de forma definitiva. Y por ello se ha acelerado la necesidad de prepararnos para ella, de enfrentarla. Incluso eso significa repensar la educación como está concebida en la actualidad, sin tener aún claro un nuevo esquema. Pero lo cierto es que vamos a requerir seres humanos más adaptativos, flexibles, empáticos, rápidos para actuar y moverse en escenarios turbulentos.

 

Por estos días escuchamos muchos consejos de toda clase de expertos que nos invitan a reflexionar y conocernos a nosotros mismos, conectarnos con la naturaleza, proponernos objetivos, focalizar la atención, hacer ejercicio, practicar la gratitud y hasta descubrir hobbies… Todo eso está bien, pero todo esto requiere voluntad  la voluntad es querer. Querer hacer las cosas que nos hacen.

 

Ayuda mucho tener un plan de vida. Ilusionarse con la vida ordinaria, disfrutar lo vital, lo básico, entendiendo que cada día puede ser más llevadero si establecemos normas o pautas que nos ayuden a ejercitar la aceptación, la paciencia, la tolerancia y la comprensión: con nosotros mismos y con los demás. Son virtudes que requieren disciplina y dedicación, pero que resultan susceptibles de desarrollar.

 

Hay que ser consecuentes. Nuestro comportamiento en el trabajo, la familia y las relaciones sociales debe ser única e igual. No debemos llevar dobles vidas. Y ese es uno de los mayores retos durante el confinamiento obligatorio que estamos viviendo.

 

La comunicación es esencial para lograr esa coherencia, esa unidad de vida. Quizá nunca antes tuvimos como hoy tanto tiempo para hablar unos con otros, ya sea en nuestros hogares o través de las plataformas digitales. Si empezamos por admitir nuestras falencias y resaltar las virtudes de los demás, entonces quizá podamos establecer un diálogo sincero y respetuoso que ayuda a una mejor convivencia.

 

Aprender a sacar lo mejor de la incertidumbre y vivirla sin miedo, como cuando leemos y estamos a punto de dar vuelta la página para seguir la historia que nos tiene en un hilo

¡Bienvenidos al CRA en este nuevo año escolar con mucha esperanza, responsabilidad y con la Fé de tiempos mejores!