Colegio ISMA

  • +56 55 2263360
  • Maipú 941, Antofagasta
  • isma@colegioisma.cl

Historia


Fundadora

La Fundadora de la Congregación de Jesús, comunidad religiosa que creó en Chile el Instituto Santa María, es Mary Ward quién nació en 1585 en Yorkshire, Inglaterra. Su infancia estuvo marcada por el compromiso cristiano de su familia. Asimismo, sus valores y principios estuvieron inspirada por la imagen de Jesús y el servicio al prójimo como una forma de acompañar a Cristo, ser recibida en su servicio bajo el “estandarte de la cruz” y ser enviada a todo el mundo.

La persecución de los católicos en Inglaterra, debido al rompimiento del Rey Enrique VIII con la Iglesia en el siglo XVI, le impidió hacerse religiosa en su patria. Entró en Flandes en un convento de las Clarisas, pero pronto se dio cuenta que la vida en clausura no era lo que Dios quería para ella.

En conjunto con algunas jóvenes inglesas que compartían sus mismos ideales, fundó en Saint Omer en 1609, una comunidad religiosa dedicada al apostolado. En 1611, en la oración recibió la respuesta a la apremiante pregunta acerca de la orientación espiritual de la nueva Fundación: debía seguir el estilo de vida de la Compañía de Jesús, es decir tomar las Constituciones de San Ignacio de Loyola, vivir sin clausura para el servicio apostólico, ser gobernadas por una de ellas como Superiora General y depender directamente del Papa.

La solicitud fue dirigida al Pontífice, en repetidas ocasiones, para obtener el reconocimiento de esta nueva forma de vida religiosa no tuvo resultados positivos. En 1631 la Fundación fue disuelta y prohibida por la Iglesia, pero más tarde vuelve a renacer. Mary Ward murió en Inglaterra en 1645, después de haber encomendado a sus compañeras llevar a cabo la obra de Dios que ella no pudo realizar. Posteriormente de muchos intentos, la Congregación obtiene finalmente el reconocimiento eclesiástico en 1877.

Durante los cuatro siglos pasados la Fundación de Mary Ward fue conocida en el mundo bajo distintas denominaciones: “Damas Inglesas”, “Instituto de la Bienaventurada Virgen María”, “Hermanas de Mary Ward” y “Santa María”. Siguiendo el impulso del Concilio Vaticano II, la Congregación General del año 1977 adoptó las Constituciones Ignacianas. La Congregación del año 2002 decidió adoptar el nombre de Jesús, y es finalmente el 7 de junio del 2003 que la Iglesia aprobó esta decisión y permitió que la Congregación adopte el nombre eclesiástico oficial de “Congregación de Jesús”, tal como fue el deseo de su fundadora.


Los Colegios de la Congregación

La historia fundacional de los colegios a cargo de la Congregación de Jesús en Chile se remonta al año 1934, cuando tres religiosas alemanas llegan al norte del país a fundar el antiguo Colegio Alemán de la ciudad de Antofagasta. Siguiendo los pasos de la fundadora Mary Ward, las hermanas Imelda, Armela y Amalia vienen a realizar su apostolado en la formación valórica y educacional de las jóvenes nortinas, prestando servicios en el área sacramental y a las familias de la zona y de los lugares más desposeídos.

Fue el 18 de Mayo de 1935 que el Instituto Santa María de Antofagasta (ISMA) inicia su labor educativa y el 18 de octubre de 1937 declarado Cooperador del Estado por resolución exenta nº 6216.

El ISMA es un colegio Cristiano-Católico, Científico-Humanista y su proyecto educativo está inspirado en los principios del Evangelio, en los postulados de Mary Ward y en la espiritualidad Ignaciana. La concepción curricular del colegio está básicamente centrada en el Currículum Socio Cognitivo, rescatando de las otras concepciones curriculares las fortalezas que lo enriquecen.
Durante su fructífera trayectoria, ha entregado a la comunidad decenas de generaciones que se encuentran proyectando los principios del Evangelio y el sello Mariano en los diversos ámbitos de la actividad local, nacional e internacional.

Su primer gestor y director fue el presbítero alemán Don José Florián Blümen, posteriormente y fieles a los ideales de la Congregación de Jesús, a través de los años han dirigido el Colegio once religiosas. A su vez, la labor formativa del Colegio es apoyada por el equipo de Pastoral y Acción Social, docentes, personal del colegio, además del Centro de Alumnas, el Centro de Ex alumnas y el Centro General de Padres y Apoderados.